Los Sentidos y la Cocina.

La cocina es un espíritu. una fuerza que nos atrae, un remolino que evoca recuerdos, sentidos y sentires en el mismo momento en que un plato, un sabor o varios, seduce el paladar; conduciéndonos hacia lugares que jamás imaginamos. Como toda fuerza que nos controla, es susceptible al aprendizaje, maleable en sus capas exteriores, para, sin destruir su esencia, permitirnos el disfrute pleno que solo nos brinda el conocimiento. En la Escuela de Cocina, consejos del Chef plasma simples ejercicios que generarán las destrezas y habilidades necesarias para empatizar con el placer que esta actividad brinda.

El Tacto
Con los ojos cerrados (cerrados siempre se consigue un mayor grado de sensación), busca en tí mismo (a) algún lugar que no toques con frecuencia (por ejemplo, toca la parte de atrás de tu oreja o tal vez el dedo medio del pie), enfócate en sentir, ubica qué es lo que tocas y mantén el contacto por algún tiempo hasta que logres sentir con claridad la textura, la corriente de aire que corre sobre ella, si es fria o caliente, fuerte o suave…

El Gusto
Con los ojos cerrados o abiertos, siente los sabores que se encuentren en ese momento en tu boca (por ejemplo, el regusto del cafe que recien tomaste o el caramelo o incluso la crema dental), concéntrate bien en cada sabor no más de cinco segundos (el tiempo se debe a que no debes de concentrarte en cada uno más tiempo); intenta recordar lo úlimo que comiste, identifica sus sabores y luego, trata de recordar los sabores del día anterior. Este ejercicio entrena las papilas gustativas, refinando el gusto y su apreciación.

El Olfato
Cierra los ojos, olfatea (huele, una aspiración corta) el aire que te rodea, tratando de identificar los aromas a tu alrededor; reconocerás primero los olores fuertes, pero deberás concentrarte en los que se encuentran detrás de éstos, olfatea enfocándote en cada aroma por separado y diferenciando cada uno de ellos (no te detengas en cada uno de ellos más de cinco segundos). Piensa en cada aroma (por ejemplo tu perfume;la lluvia o el hervor del agua).

La Vista
Mira a tu alrededor, observa cada sitio que no habias detallado antes, fija tu vista y detalla por no más de cinco segundos cada punto, busca entonces las formas de cada cosa, las variaciones de color, las texuras y la incidencia de la luz en las líneas de los objetos. La importancia de este ejercicio, esta reflejada en una máxima cocina: ” No es lo que sirvas, es como lo sirvas”, en otras palabras, el ser humano come, o guía su apetito, con la vista.

El Oido
El ser humano escucha el sonido en capas integradas y escoge automáticamente que sonido resaltar. Por ejemplo, el insomne escucha el tic-tac del reloj como una gran campana dentro de la cabeza; mientras otras personas simplemente ignoran el sonido de este aparato. De igual manera, debes escuchar el ruido ambiental e ir separando cada sonido, poniendo en un segundo plano los sonidos dominantes y concentrándote en los más débiles y lejanos.

Anuncios
Published in: on noviembre 3, 2010 at 22:10  Dejar un comentario  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://debuenamesa.wordpress.com/2010/11/03/los-sentidos-y-la-cocina/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: