Recetas: Pastelería con aroma francés

El macaron (a veces en español macarrón) es un pastelito tradicional francés hecho de clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. El dulce procede del siglo XVIII, surgiendo del horno del pastelero de la corte francesa como cúpulas redondas con base plana parecidas a merengues. Los macarons se hacen de una amplia variedad de sabores, según la confitería y la época del año.

No deben confundirse con los dulces parecidos llamados macaroons. Los macarons son pastelitos como sándwiches hechos de dos galletas finas y una crema o ganache entre ambas, mientras los macaroons son galletas compactas hechas con coco o con una pasta de almendra gruesa.

Receta:Macarrones de Colores

Ingredientes (para 6 personas):

Para los macarrones:
4 claras de huevo
2 cucharadas de azúcar
120 g de harina de almendras
260 g de azúcar flor
1 pizca de sal
1 caja de colorantes vegetales
Manga de pastelería con boquilla lisa

Para el relleno:
300 g de manjar
300 g de mermelada de frambuesa.

Preparación.
En un bol mezcle el azúcar flor y harina de almendras. Reserve. En otro bol, bata con batidora eléctrica las claras junto con la sal y el azúcar, hasta formar un merengue consistente. Agregue de a poco gotas de colorante. Vierta la mezcla de azúcar flor y almendras en forma de lluvia e incorpore con cuchara de palo, en movimientos suaves y envolventes.

Enmantequille una lata de horno. Disponga la masa en una manga con boquilla lisa y forme sobre la lata pequeños copos. Golpee suavemente la lata para sacar el aire de la mezcla y bajar un poco el volumen de los macarrones. Deje reposar por 15 minutos. Prenda el horno a temperatura baja (130 °C) y hornee por 15 minutos. Deje enfriar y pegue de a dos alternadamente con mermelada de frambuesa y manjar .

El Ganache (considerado la esencia de la trufa) es un término francés, aunque su procedencia es discutida. Se cree que el ganache surgió sobre el año 1850, unos dicen que proviene de Suiza y otros que lo inventó la pastelería Siravdin de París. El básico se elabora con igual proporción de crema de leche o nata y chocolate, este preparado ha tenido como fin ser el relleno o la cobertura de tartas y bombones, proporcionando un cremoso sabor a cacao con miles de opciones aromatizantes.

Las combinaciones que se quieran adoptar al básico ganache son infinitas, incluso en la proporción de crema de leche y cacao, siempre dependerá de la aplicación que se le quiera dar. Se puede utilizar chocolate con mayor proporción de cacao o menor, incluso con chocolate blanco, lo importante es que sea un chocolate de calidad. También se puede agregar mantequilla para hacerlo más firme, untuoso y darle brillo.

Generalmente se aromatiza con vainilla, ron u otros licores, café, se añaden frutos secos, frutas confitadas, especias… Ya estamos pensando en hacer un bombón de ganache de cardamomo.

El ganache se elabora calentando la nata o crema de leche y cuando adquiere la temperatura se incorpora al chocolate troceado (fuera del fuego), el mismo calor lo fundirá. Se mezcla adecuadamente y se aromatiza con los ingredientes deseados.

Preparación.
Esta pasta de chocolate se puede pincelar sobre pasteles o bien usar como relleno. Queda rica si se aromatiza con algún licor. En una olla, ponga 500 cc de crema de leche y 50 g de azúcar granulada. Una vez que hierva, agregue 500 g de cobertura de chocolate amargo derretido. Mezcle fuera del fuego hasta homogeneizar. Luego, agregue 50 cc de coñac, revuelva y enfríe hasta que se forme una crema semiespesa.

Un éclair es un pastel hecho con choux masa rellena con una crema y cubierto con hielo.
La masa, que es la misma que la utilizada para profiteroles , se canaliza en forma oblonga con una manga pastelera y se hornea hasta que esté crujiente y hueco por dentro. Una vez frío, la masa es, pues, lleno de un café o un chocolate con sabor a crema pastelera, natillas , crema batida o crema chiboust , y helado con fondant . hielo. Otros rellenos incluyen pistacho – y ron con sabor a crema, fruta con sabor a los rellenos, o castaño puré. La guinda a veces caramelo,en cuyo caso el postre puede ser llamado un bastón de Jacob.

El éclair palabra viene directamente de una palabra francesa, cuyo principal significado es “relámpago” o “relámpago”. Nadie está seguro de por qué un pastel fue nombrado después de un rayo. Algunos dicen que la ligereza del bollo de crema y el relleno suave es la razón del nombre. Tal vez lo más probable que su riqueza y su forma oblonga, con facilidad en una mano, obligar a una persona a comer en un instante.

Receta:Éclaires con cremas de vainilla y chocolate

Ingredientes (para 6 personas)

Para los éclaires:
250 cc de agua
60 g de mantequilla
150 g de harina sin polvos de hornear
4 huevos
1 cucharada de azúcar
1 pizca de sal Manga de pastelería con boquilla estrellada

Para la crema pastelera:
1 l de leche
80 g de maicena
5 yemas de huevos
200 g de azúcar
1 cucharada de esencia de vainilla
150 g de cobertura de chocolate amargo derretida

Para decorar:
250 g de cobertura de chocolate bitter

Preparación.
Prepare la masa. En una olla hierva el agua, azúcar, sal y mantequilla. Agregue la harina. Revuelva con cuchara de palo hasta que la mezcla se desprenda de los bordes de la olla. Traspase a un bol, enfríe 5 minutos y agregue los huevos de a uno, batiendo con batidora eléctrica. Precaliente el horno a temperatura alta (200 °C). Ponga la masa en la manga y forme sobre una lata enmantequillada figuras con forma de ocho. Hornee 7 minutos. Baje la temperatura a 160 °C y hornee 25 minutos más o hasta que doblen su volumen y estén doradas.

Prepare la crema. En una olla, cocine 700 cc de leche y el azúcar a fuego medio. En un bol, mezcle los 300 cc de leche restante, las yemas y la maicena. Filtre con un colador. Cuando hierva la leche, agregue la mezcla de yemas y revuelva hasta espesar. Cocine el chocolate en el microondas de un minuto a la vez hasta que se funda. Separe la crema en dos bols. En uno de ellos incorpore cobertura de chocolate derretida; revuelva hasta integrar. En el otro, la vainilla. Deje enfriar. Corte los éclairs en forma horizontal y rellene con las diferentes cremas. Decore con chocolate derretido.

La magdalena o madalena (en francés: madeleine) es un postre tradicional de la región de Lorena, en Francia, que se ha extendido por toda Francia y España. Las magdalenas tienen la forma de una pequeña concha, que se obtiene cociéndolas al horno en una placa metálica que tiene hoyos en forma de conchas. Hoy en día se suelen hacer en pequeños moldes de papel rizado. Tienen un gusto similar al bizcocho aromatizado con limón.

La receta tradicional lleva huevos, azúcar, mantequilla, harina de trigo, levadura y aroma de limón obtenido generalmente de la cáscara. En la receta tradicional francesa, se baten las claras de huevo a punto de nieve para dar más ligereza a la masa.

No deben confundirse con los muffins. En Latinoamérica se conocen como panquesitos, magdalenas y queques (Chile, generalización).

Receta: Magdalenas o madeleines

Ingredientes (para 24 unidades):
250 g de harina
200 g de azúcar
2 cucharadas de leche entera
4 huevos
½ cucharadita de polvos de hornear
125 g de mantequilla derretida fría
Azúcar flor para espolvorear

Preparación.
En un bol, mezcle la harina con los polvos de hornear. Reserve. En otro bol, bata los huevos y el azúcar con batidora eléctrica hasta que estén espumosos. Agregue la leche y siga batiendo a velocidad media. Sin dejar de batir, agregue en tres partes la mezcla de harina con polvos. Baje la velocidad, incorpore suavemente la mantequilla derretida. Deje reposar por 10 minutos.

Precaliente el horno a temperatura media-alta (180 °C). Enmantequille un molde para magdalenas o queques individuales, vacíe la mezcla y cocine por 10 minutos o hasta que el centro de la masa esté seco. Deje enfriar, retire del molde y sirva espolvoreado con azúcar flor.

Fuente

Published in: on agosto 30, 2011 at 14:36  Dejar un comentario  
Tags: , , , , ,

Mi mesa y Yo

Cuando creamos este espacio, uno de nuestros objetivos era congregar en un sitio los secretos culinarios que guardan nuestros hogares. Aunque hemos logrado compartir nuestro sitio con infinidad de adeptos,queremos brindarles el sabor propio de nuestras improvisaciones,equivocaciones o aciertos diarios.

Esta columna bautizada como “Mi Mesa… y Yo”, será publicada todas las semanas narrando las hazañas o aventuras diarias que implica a un dueño o dueña de casa, salir adelante con las tres o cuatro comidas diarias de todo hogar.

Dejaremos de lado, la planificación, la previsión excesiva, por lo menos en nuestro caso; el hogar no es un negocio y rara vez,honestamente, proyectamos lo que comeremos para la semana, para el mes y de hacerlo,con dificultad lo tomamos al pie de la letra, de allí nuestras aventuras frente a la cacerola.

Para desarrollar “Mi Mesa… y Yo”, hemos invitado a alguien especial a participar en estos relatos. No se lo pierdan y disfruten de estas anécdotas culinarias!

Mi Mesa…y Yo

Hace tiempo sentía que tenías ganas de escribir y cuando nuestro hijo mayor me comentó que sería bueno hacer una parte “De Buena Mesa” más amena, más cercana  me gustó la idea y pensé que sería con un toque de humor además de amor. Al principio no sabía como hacerlo, pero algo hemos avanzado,  creo que a más de uno nos pasa en la vida que queremos comenzar algo y no sabemos ni como ni por donde, pero tenemos las ganas, lo que sí tenía claro es que me gusta contar las cosas como son, tengo  imaginación para un montón de cosas pero cuando se trata de contar algo, a mi gusto tiene que ser lo más pegado a la verdad posible sin omisión de situaciones o momentos que a todos nos ocurren y que pocas veces se difunden.

Para escribir estas palabras me  subo las mangas en un gesto de quien empieza toda faena culinaria, luego recuerdo que  frente a mí no tengo las ollas, cucharones y otros utensilios de la cocina sólo mi capacidad para narrar esos  momentos de nuestra familia donde intentamos  satisfacer el hambre, gustos y antojos de cada uno, ganándonos su salud y quien quita una sonrisa de satisfacción ante quien recibe con placer lo que se prepara con cariño.

Tuve la suerte de vivir en un lugar precioso de nuestro planeta que se llama Venezuela, nos paseamos desde los Andes hasta Margarita, una Isla ubicada en el Mar Caribe.

Una Tierra maravillosa, de desbordante alegría. La vida los ha premiado en cuanto a necesidades básicas del individuo sobre todo empezando por el estómago ( procesador principal del tracto digestivo, contenedor y repartidor de energía en nuestro organismo), tienen la suerte de tener así como de la nada las cosas a la mano, me refiero a la prodigiosa naturaleza que ha sido increíblemente generosa con su suelo y por ende con ellos, exquisitas  frutas, verduras y hortalizas  e infinidad de proteínas repartidas por doquier con cuatro patas, con alas, con escamas, como las quieras,  tremendamente alimenticias, variadas y sabrosas, acompañadas de un clima tropical… o sea… lo más cerca del Paraíso.

Es cerca del mediodía y en el país donde resido hoy, Chile, cae agua nieve en la gran mayoría de la ciudad. La temperatura tras cuatro años sigue bajando y sorprendiendo el paisaje.

Seguimos la marcha de los estudiantes, bautizada hoy “la marcha de los paraguas”  por televisión. Sin duda es un hito de clamor social, y aunque como todos no apoyo el vandalismo que supuestamente no es obra de escolares –  espero sinceramente así sea -, por Dios que los apoyo y les saco el sombrero a todos quienes participan hoy de este clamor, con este clima invernal, el cual creo que por primera vez ha tomado un curso de proyección pensando en las generaciones venideras lo cual me alegra infinitamente…  me parece que nos dan una lección de vida como las muchas que nos gusta entregarles, mis respetos, con todo mi corazón ♥.Ah! bueno y aún no sé que les daré de almuerzo hoy… no pueden ser sopaipillas  que tengo masa hecha, pero como no mencionarlas ! si quedaron muuy buenas!….

Acompáñenme en esta columna donde les contaré como resuelvo en el día a día como alimentar a Mi Familia!

Published in: on agosto 26, 2011 at 11:04  Dejar un comentario  
Tags:

Receta: Ñoquis de zapallo y ricotta en mantequilla de salvia

Los ñoquis (del italiano gnocchi, plural de gnocco, ‘bollo’ y también ‘grumo’ o ‘pelotilla’) son un tipo de pasta italiana y se elaboran con patata o platano o yuca y sémola de trigo, harinas (pueden ser de maíz, castaña, etcétera) y queso de ricota (con o sin espinacas). Una variedad muy conocida en las regiones de Friuli y Trentino-Alto Adigio y denominada gnocchi di pane se hace con pan rallado.

Los ñoquis aparecen frecuentemente bajo los listados de platos referentes a pasta a pesar de tener unos ingredientes muy diferentes y de poseer diferente forma de preparación. Los acompañamientos de los ñoquis suelen ser salsa de tomate, mantequilla, coronados con hojitas de salvia.

Aunque los ñoquis son típicos de la cocina italiana, existen platos con similar preparación en la cocina austriaca (Salzburger Nockerln), alemana, húngara, eslovena, rusa, argentina, chilena, paraguaya, uruguaya y venezolana.

La Salvia es un género de plantas de la familia de las lamiáceas, denominadas comúnmente salvias. Generalmente el término salvia hace referencia a Salvia officinalis, una especie de gran interés por sus propiedades curativas como desinfectante y febrífugo. Salvia L., representa cerca sobre 900 especies y se distribuye extensamente en varias regiones del mundo, como Sudáfrica, alrededor de toda América y Asia Sur-Oriental. Las plantas son típicamente de 3-15 dm de altura, herbáceas o leñosas, con las flores atractivas en varios colores.

Nuestra propuesta culinaria…

Ingredientes (para 2-3 personas)
1 zapallo butternut de tamaño mediano (rinde aproximadamente 1 taza de puré), en mitades a lo largo y sin semillas
100 g de harina de arroz
1 cucharada de almidón de mandioca o papa (se encuentra en supermercados en la sección naturista)
250 g de ricotta
60 g de queso parmesano, rallado
1 huevo de campo o de gallina feliz, batido
1/4 de nuez moscada, rallada
Sal de mar y pimienta recién molida
Agua hirviendo
30 g de mantequilla
10-12 hojas de salvia
50 g de queso parmesano rallado para espolvorear

Preparación

1. Precalentar el horno a temperatura alta. En una lata de horno colocar el zapallo y hornear 40 minutos o hasta que esté blando. Retirar del horno y pelar.

2. En un recipiente mezclar la harina de arroz y el almidón de mandioca; reservar. En un bol colocar el zapallo, moler con un tenedor y dejar enfriar. Luego, agregar la ricotta, queso rallado, huevo batido, nuez moscada y sal a gusto. Mezclar bien y añadir, de a poco y revolviendo, la mezcla de harina reservada hasta que la masa esté suave, no compacta.

3. Con las manos húmedas tomar una porción de masa y formar los ñoquis de 4 cm. En una olla con agua hirviendo cocinar los ñoquis a fuego medio hasta que salgan a la superficie y, con una espumadera, retirar del agua a una fuente. Dejar entibiar 10 minutos.

4. Calentar un sartén a fuego medio, agregar la mantequilla y calentar; añadir las hojas de salvia y cocinar unos segundos. Incorporar los ñoquis y seguir cocinando 3 minutos más o hasta dorar. Retirar del fuego y servir de inmediato espolvoreados con el queso rallado y pimienta a gusto.

Que delicia!

Fuente

Receta: Ensalada tibia de zapallos italianos, champiñones portobello y huevos poché

La Cucurbita pepo es una planta herbácea anual de la familia de las cucurbitáceas oriunda del América, cuyo fruto se emplea como alimento. En la actualidad es también cultivada extensamente en toda Europa como calabazas de verano, cuyos frutos se consumen inmaduros.

Es una planta rastrera que puede llegar a los 10 m de longitud, de tallos acanalados y de aspecto áspero y sarmentoso hojas pubescentes, lobuladas y acorazonadas. Las grandes flores amarillas son unisexuales; las masculinas tienen los estambres soldados en forma de pilar y en ambos sexos el cáliz está unido a la corola.

Los frutos son oblongos y varían mucho en tamaño, dependiendo de la variedad. La cáscara es lisa y dura y también varía en color. Las variedades que se siembran en mayo o junio son de piel verdi-blanca mientras que las sembradas en marzo son de piel oscura.

Como todas las cucurbitáceas, Cucurbita pepo hibrida con facilidad con otras especies afines; esa es una de las causas de la frecuente confusión entre las mismas, de las cuales algunas (como Cucurbita maxima y Cucurbita moschata) se cultivan también por su fruto. Existen multitud de variedades de diferentes colores y tamaños; las más grandes llegan a pesar entre 18 a 36 kg.

Cucurbita pepo, con un alto contenido de agua (93%), es rica en minerales, sobre todo potasio, vitamina C y B-caroteno.

La Curcubita tiene diversos nombres comunes que van desde bubango,calabacera,calabacilla, calabacín, chirigaita, zapallito, zapallo italiano, por mencionar algunos.

El huevo escalfado es un método de sumergir un huevo, generalmente de gallina, en agua muy caliente pero no hirviendo. En la elaboración de este huevo se vierte un poco de vinagre en la solución acuosa caliente para que la clara se mantenga de color blanco y sobre todo para que la clara se mantenga pegada alrededor de la yema. A esta preparación la denominan también huevo pochado (del francés œuf poché).

La Receta…

Ingredientes (para 2 personas)

Para los champiñones:
2 champiñones portobello grandes, sin tallos y pelados
3-4 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo picado
1 cucharadita de hojas de tomillo fresco
1 cucharadita de perejil picado
1/2 cucharadita de eneldo seco
Sal de mar y pimienta negra recién molida
Gotas de jugo de limón

Para los zapallos italianos:
2 zapallos italianos medianos
Mantequilla o ghee (ver receta)
1 diente de ajo machacado
1/2 limón, su ralladura

Para los huevos poché:
2 huevos (de preferencia de campo o de gallina feliz)
Jugo de limón o 1 cucharadita de vinagre
Queso parmesano u otro maduro en láminas
Ciboulette picado

Preparación

1. Precalentar el horno a temperatura media. Preparar los champiñones. En una fuente que pueda ir al horno colocar los champiñones, aceite, ajo picado, tomillo, perejil y eneldo; sazonar con sal y pimienta. Dejar marinar unos minutos y hornear 20 minutos; retirar del horno, rociar con unas gotas de jugo de limón y reservar.

2. Preparar los zapallos italianos. Con un pelador de verduras cortar la cáscara verde y la pulpa de los zapallos italianos en láminas a lo largo de 3 mm de grosor.

3. En un sartén calentar un poco de mantequilla o ghee a fuego alto, agregar el ajo machacado y, con una cuchara de madera, frotar por todo el fondo de la olla. Añadir la ralladura de limón, láminas de zapallo italiano y sal a gusto. Saltear 1 minuto, retirar del fuego y reservar.

4. Preparar los huevos poché. En una olla colocar abundante agua fría y llevar a ebullición a fuego medio. Quebrar los huevos en diferentes pocillos y sazonar con sal. Cuando el agua esté a punto de hervir, agregar el jugo de limón o vinagre y, con una cuchara, revolver cuidadosamente el agua caliente de la olla formando un remolino. Añadir por el costado de la olla los huevos, reducir el calor y cocinar a fuego muy bajo 4 minutos, sin dejar que el agua hierva nuevamente.

5. Mientras tanto, en platos individuales, distribuir los zapallos y champiñones; con una espumadera retirar los huevos de la olla y colocar sobre la ensalada. Espolvorear con pimienta, queso parmesano y ciboulette. Servir de inmediato.

Disfruténlo!

Fuente

Receta: Merluza al horno

La Merluza (en latín Merluccius, ‘lucio de mar’, debido al parecido con el pez carnívoro de agua dulce) es el nombre común de varios peces marinos, del orden de los gadiformes. En este caso nuestra merluza corresponde a la merluza del Pacífico sur o merluza común (Merluccius gayi) que habita desde la costa de Arica hasta la isla de Chiloé.

Ingredientes (para 6 personas).
2 merluzas de 1,5 kg c/u, con piel
2 cebollas moradas en pluma
2 pimentones rojos en tiras
3 dientes de ajo picados fino
2 tazas de vino blanco
2 limones
6 ramitas de cilantro
2 cucharadas de aceite
Sal, pimienta y orégano seco a gusto

Preparación
Lave la merluza en agua fría cuidadosamente. Seque bien. Con un cuchillo, haga algunas incisiones en la carne. Refrigere.
En una olla con un poco de aceite, cocine las verduras a fuego suave por ocho minutos. Condimente con sal, pimienta y orégano. Reserve.
Precaliente el horno a temperatura media-alta (180 °C). En una fuente para horno, distribuya las verduras y, sobre ellas, coloque el pescado. Vierta el vino blanco y jugo de limón. Salpimiente.
Ponga algunas ramitas de cilantro dentro del pescado a través de las incisiones y hornee por 10 a 15 minutos. Retire, espolvoree cilantro picado y sirva, decorado con rodajas de limón.

Si desea preparar la merluza apanada le recomendamos mezclar en un bol 2 huevos, 1½ taza de agua, 250 g de harina, 120 g de maicena y una pizca de sal. Mantenga bien frío. Antes de freír, enharine el pescado y luego páselo por este batido.

Delicioso!

Published in: on agosto 16, 2011 at 15:35  Dejar un comentario  
Tags: ,

Receta: Albacora grillada con salsa de piña y papayas

La Albacora o Pez Espada es un típico pez marino pelágico, de gran tamaño y aletas espinosas, que vive en mares tropicales y subtropicales.

Presenta una amplia distribución geográfica debido a las migraciones que realiza en busca de alimentos y áreas de reproducción.

En Chile vive entre Arica y Valdivia, algunas millas mar adentro. Se le suele conocer también como Emperador y tiene un peso medio de 110 Kg. pero se han llegado a capturar ejemplares de más de 400 Kg. Posee una aleta dorsal grande y carece de aletas pélvicas.

Se caracteriza por la fusión y prolongación de los huesos de la mandíbula superior que forman un pico rígido similar a una espada que, a veces, representa hasta un tercio de la longitud total del cuerpo.

Se alimentan de grandes moluscos y de otros peces. Su carne es comestible y muy nutritiva. Su pesca es un deporte muy conocido, para el que se utilizan arpones y equipos de pesca deportiva. Cuando está herido, salta del agua y se agita de un lado para otro, blandiendo su espada contra todo lo que encuentra en su camino. En ocasiones, los peces espada fingen estar exhaustos y cuando se les acerca un bote, llegan a atravesar con su espada planchas de madera de hasta 5 cm de grosor. Se han encontrado restos de “espadas” clavadas en las maderas de embarcaciones a muchos centímetros de profundidad.

Pez de alta mar. Se aproxima a las costas en verano en persecución de los cardúmenes.

Para preparar las salsas que acompañan la receta les recordamos que la papaya, también llamada mamón o lechosa o melón de árbol o fruta bomba (aunque este último nombre también se destina a otra fruta de pequeño tamaño, el Melicoccus bijugatus) es el fruto del papayo (Carica papaya), especie de la familia Caricaceae.

Ingredientes (para 6 personas).
1 kg de filete de albacora, sin piel
2 cucharadas de jugo de limón
2 cucharadas de aceite
2 tazas de caldo de pescado
1 taza de vino blanco
1 taza de crema fresca
1 taza de piña fresca en cubos
½ taza de papaya en almíbar en cubos
Sal y pimienta a gusto
Pincel de cocina

Preparación
Porcione la albacora en medallones gruesos. Colóquelos en una budinera y condimente con sal, pimienta, la mitad del aceite y jugo de limón. Refrigere por 15 minutos.
En una olla, vierta el vino blanco y caldo de pescado. Cocine a fuego suave hasta que el líquido se haya reducido a 1/3. Agregue la crema y cocine hasta que el caldo de la cocción se reduzca a la mitad y haya tomado la consistencia de una salsa. Salpimiente.
Incorpore la piña y la papaya. Reserve.
Caliente una grilla o parrilla. Retire el pescado del refrigerador y séquelo con papel absorbente. Pincele la carne con aceite y dore en la grilla 3 minutos por lado.
Sirva junto con la salsa, acompañado por verduras grilladas o asadas a la parrilla.

Receta: Ensalada wakame

El alga wakame es un alga marrón, muy similar a la kombu. Incluso secas se confunden entre ellas. La wakame es más fina y verdosa al remojarla. Es nativa de las aguas del Japón, creciendo en corrientes de movimiento rápido, igual que la kombu.
Se come con frecuencia combinada con las verduras terrestres. Es muy sabrosa salteada con cebollas, o remojada y servida con pepino y zumo de limón, o con una ensalada de verano aliñada con vinagre. Se tuesta un poco al horno y se machaca hasta convertirla en polvo, utilizándola entonces como condimento para el arroz. También se combina muy bien para las sopas, especialmente de miso. Por su sabor suave, es la más utilizada en occidente, y la tercera por orden de popularidad en Japón.
Es muy parecida a nivel nutricional a la kombu, rica especialmente en calcio y los grupos vitamínicos B y C. Igual que la kombu, tiene la capacidad de ablandar las fibras de los alimentos con los que se cocina.

Información nutricional
• 13g de proteínas
• 50g aproximadamente de hidratos de carbono
• Proporciona vitaminas A, B1, B2 y C
• Es rica especialmente en Potasio, Sodio, Calcio, Fósforo y Magnesio
• Su contenido en Yodo la convierten en un complemento desaconsejable en casos de alteración en las tiroides

Ensalada wakame

Lavar con abundante agua fría una bolsa de wakame (se encuentra en tiendas de productos orientales), ya que la mayoría de las veces esta alga viene envuelta en sal. Colocar en una olla a presión con un poco de agua y cocinar 7-10 minutos o hasta que esté blanda. Retirar del fuego y, una vez que la olla no tenga ningún ruido, abrir cuidadosamente bajo el chorro de agua fría. Estilar el wakame y colocar en un bol, verter un poco de aceite de sésamo, salsa de soya, mirín, jugo de limón y merquén o ají rojo fresco, sin semillas y picado fino. Si se desea, sazonar con sal y pimienta y servir. (para 4-6 personas).

Otras recetas…

Arroz con algas

Ingredientes:
1 taza de arroz integral
1 cebolla
3 cucharadas soperas de alga wakame
2 tazas de agua

Elaboración:
Remojamos durante 10 minutos el alga wakame en medio vaso de agua.
Una vez colada, la rehogamos junto a la cebolla finamente picada a fuego suave.
Lavamos el arroz integral y lo añadimos, moviéndolo a menudo para que se tueste el arroz sin pegarse la cebolla.
A parte calentamos el agua y las añadimos al arroz integral dejando que hierva durante cinco minutos.
Pasado este tiempo bajamos el fuego al mínimo y tapamos la cazuela sin remover hasta que el arroz integral se haya absorbido toda el agua.

Sopas con wakame

La sopa de miso y wakame es uno de los platos más comunes en la comida cotidiana japonesa. Existen varias formas de preparación de sopas con wakame. Una versión es cocinar el wakame seco y picado con el caldo de agua, cebolla frita y miso. Otra variante consiste en cortar las hojas finas de wakame en hojuelas cuadradas -de cinco centímetros por lado-, remojarlas durante media hora y añadirlas a la sopa de miso.

Oishi, sopa de alga invasora

Ingredientes:
Un litro de caldo liviano de verdura
Tres cucharadas de sémola de trigo
Una cebolla redonda y/o dos o tres cebollas de verdeo
Dos dientes de ajo
Aceite para freír
Sal
Pimentón o ají molido
Un cuarto de taza de wakame sin partes duras, seco y molido

Preparación:
Remojar el wakame seco durante un cuarto de hora.
Preparar el caldo de verdura liviano. Llevar a hervor y espolvorear el semolín. Cocinar unos minutos, revolviendo.
Freír la cebolla picada fina en aceite hasta que esté transparente y ligeramente dorada. Agregar algo de pimentón dulce o ají molido picante. Freír el ajo picado fino en aceite hasta dorarlo.
Agregar a cada porción de sopa: media cucharada de cebolla redonda y/o cebolla verde picadas y fritas en aceite con sal; media cucharadita de ajo picado fino frito y una cucharada de wakame remojado y picado grueso.

Esta sopa sirve para acompañar otras comidas como bebida caliente, al estilo japonés. En cambio, si se la quiere usar como plato independiente o comida liviana habría que acompañarla con pan casero o una porción de arroz y/o un trozo de queso, por ejemplo.

Ensalada de pepino y wakame
Esta receta es una muestra de los variados usos que se le da en Japón al wakame.

Ingredientes:
Dos o tres pepinos frescos
Dos o tres cucharadas de salsa de soja
Cuatro cucharadas de vinagre de arroz (o de manzana)
Dos cucharaditas de azúcar
Un cuarto de taza de wakame seco
Semillas de sésamo

Preparación:
Remojar un cuarto de hora el wakame y picarlo fino.
Mezclar sobre el fuego la salsa de soja, el vinagre y el azúcar. Luego enfriarlos en la heladera.
Cortar el pepino pelado en rodajas no muy finas. Mezclarlo con el wakame. Aderezar con la salsa fría. Espolvorear con semillas de sésamo.

Paella de alga Wakame y Seitán

Ingredientes:
1 taza de arroz integral de grano medio
1 cebolla cortada a cuadraditos
2 zanahorias cortadas a cuadraditos
1 ajo picado
250 gr. de Seitán (gluten de trigo) costado a cubos
½ taza de guisantes verdes
2 tiras de alga Wakame
1 pimiento rojo escalibado, lavado y cortado a tiras
Azafrán
Romero fresco ( si es posible)
Sal marina
Aceite de oliva

Elaboración:
Lavar el arroz, colocarlo en una cazuela junto con 2 tazas de agua, azafrán al gusto, hojitas de Romero y una pizca de sal marina. Tapar, llevar a ebullición, reducir el fuego al mínimo y cocer durante 35 minutos.
Sofreír en una cazuela grande y ancha el ajo con un poco de aceite de oliva. Inmediatamente añadir la cebolla y una pizca de sal marina. Saltear durante 10 minutos. Añadir el Seitán y las zanahorias, saltear 5 minutos más.
Hervir los guisantes verdes durante 5-7 minutos.
Remojar el alga Wakame durante 3-4 minutos, cortarla a trozos con tijeras t añadirla al salteado, junto con el arroz cocido, mezclar con cuidado.
Decorar con los guisantes verdes y el pimiento rojo. Servir.

Receta: Mojito con cedrón

El mojito es un popular cóctel originario de Cuba, compuesto de ron, azúcar (o jarabe de azúcar), lima, menta o hierba buena y agua mineralizada.
Comúnmente se piensa que el «mojito» fue inventado por el restaurante cubano «La Bodeguita del Medio».
Se inventó en la época de la ley seca estadounidense, cuando quienes querían beber alcohol de forma legal tenían que ir fuera de los EEUU, por ejemplo a Cuba. Muchos estadounidenses acostumbraban a tomar un cóctel similar al mojito pero hecho con burbon. Al carecer de estos destilados en el Caribe, se sustituyeron por ron blanco. Originalmente se le añadía un poquito de tequila,[cita requerida] en algunos lugares de México se sigue usando así.

La elaboración del Mojito es la siguiente:

Ingredientes:
4 onzas (120 ml) de ron añejo (ya sea blanco o marron)
zumo de media lima
1 ramita de hierbabuena (mentha spicata)
2 cucharaditas de azúcar
4 piedras de hielo
agua de sifón o soda
1 rodajita de limón para adornar o una ramita de hierbabuena.
Opcionalmente unas gotitas de angostura, para obtener un “mojito criollo”. Sirve para potenciar el sabor de los
ingredientes.
La planta que en cuba se conoce como hierbabuena/yerbabuena no tiene nada que ver con la hierbabuena europea y no es una menta. Pero el con el paso de los años y la confusión de nombres el mojito se prepara en muchos lugares con variedades de menta.

Instrucciones:
Añada el zumo de media lima y el azúcar directamente al vaso y macháquelo con un mortero.
Agregue la hierbabuena machacándola, pero no demasiado.
Después ponga el hielo, añada el ron blanco y complete el vaso con sifón o agua con gas.
Remueva y adórnelo con una pajita o removedor, una rodaja de lima y una ramita de hierbabuena.

El ron original:
El ron cubano que originalmente se usó para la receta es el Havana Club. No era añejo blanco, sino Silver Dry, ron blanco específicamente creado para coctelería, más bien seco, y que a diferencia de los añejos no modifica el sabor del cóctel y permite que la hierba, el limón, o en su caso la fruta se saboreen a plenitud.

Mojito con cedrón

En un jarro colocar 10 hojas de hierbabuena y 3 hojas de cedrón; agregar 12 cucharadas de azúcar flor y, con una cuchara de madera, presionar las hierbas y el azúcar para macerar bien. En vasos individuales colocar 1 cucharada de la mezcla anterior, el jugo de un limón y hielo picado a gusto en c/u. Verter ron blanco en cada vaso hasta la mitad y rellenar con agua mineral con gas. Mezclar y servir. (para 4 personas).

Published in: on agosto 11, 2011 at 17:08  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Receta: Camembert envuelto en masa de hoja con mermelada de damasco

El Camembert es un queso a base de leche cruda de vaca, pasta cremosa no cocida, con corteza aterciopelada, firme, enmohecida de color blanco, con forma redonda de un tamaño entre 10.5 a 11 cm., 3 cm. de altura y un peso de 250 gramos, 45 à 50% materia grasa. Debajo de la corteza el queso debe ser flexible y debe tener un color amarillo claro. Punto óptimo de maduración (octava semana): con puntos pequeños de color amarillo-oscuro a rojizo-pardo, centro muy cremoso, con penetrante aroma a amoníaco y sabor afrutado, algo salado, persistente en paladar con dejo “picante”. Tradicionalmente se comercializa en cajas de madera.

Durante la revolución francesa (1789), exigieron a todos los sacerdotes católicos jurar lealtad a la república recién nacida. Muchos fueron obligados al exilio o fueron ejecutados. Un sacerdote refractario de Brie, el Abbé Charles-Jean Bonvoust se ocultó en el campo mientras esperaba días mejores, allí una granjera de Camembert, Marie Harel le brindó alojamiento. En agradecimiento, el monje le cedió la receta del queso que hacían en su provincia natal. El Camembert de Normandía comenzó a fabricarse oficialmente en 1791. Convirtiéndose en el queso más famoso y representativo de Francia.

Su origen es de Normandie, Camembert, Francia.

La Receta…

Envolver un queso camembert mediano en un trozo de masa de hoja y reservar. En una olla verter aceite hasta la mitad y calentar a fuego medio. Con una espumadera sumergir el queso reservado y freír 1 minuto o hasta dorar, cuidando que no se rompa la masa para que no se salga el queso. Retirar del aceite y estilar sobre papel absorbente; rociar el queso envuelto con mermelada de damasco y servir de inmediato acompañado de galletas de cóctel. (para 4-6 personas).

Una buena alianza para acompañar el queso camembert es un vino blanco dulce, como el late harvest. La mermelada de damasco se puede reemplazar por una mermelada de frambuesa o cualquiera de gusto cítrico. También se le puede añadir miel, para el toque justo de dulzor.

Fuente

Receta:Puré de zapallo

La calabaza, ahuyama, istacayota, uyama o zapallo (Cucurbita maxima) es una planta herbácea anual espontánea cultivada por su fruto, hoja, flor y semilla.

Es una planta anual, herbácea, vivaz y rozagante de tallos flexibles y trepadores. Tiene hojas cordiformes, pentalobuladas, de gran tamaño y nervaduras bien marcadas; presenta abundante pilosidad en hojas y tallo. Las flores son amarillas o anaranjadas, de pétalos carnosos, monoicas. El fruto es un tipo de baya llamada pepónide; presenta gran variación (polimorfismo); puede ser elongado o esférico, de color verde opalescente a naranja intenso, pasando por un crisol del ámbito de los colores amarillentos. La pulpa es de color amarillo-anaranjado, densa, de textura firme y de sabor dulce. Su aroma es característico a su fruto, paticularmente llamativo po r lo cual se lo utiliza culinariamente en gran medida.

La calabaza contiene en su interior numerosas semillas ovales, convexas, lisas, de 2 a 3 cm de largo, las cuales a su vez contienen una pulpa blanca y comestible; con las cuales se elaboran las tradicionales pepitas o pepas.

Esta planta es conocida como bonetillos, bonitillos, cabeza de turco, calabaza, calabaza bonetera, calabaza colorá, calabaza confitera, calabaza de bonetillos, calabaza de Guinea, calabaza de la matanza, calabaza de las morcillas, calabaza de Rota, calabaza de sidra, calabaza de turbante, calabaza encarnada, calabaza forrajera, calabaza mayor, calabaza mulata, calabaza para confites, calabaza parda, calabaza pastelera, calabaza pataquera, calabaza redonda, calabaza roja, calabaza romana, calabaza roteña, calabazas, calabaza siciliana, calabaza totanera, calabaza verrugosa, cantoría, cantoria, carabacera pataquera, coco, coronilla, gorretina, pipas de coquillo, totanera, turbante de moro, zapallo, zapallito o zapallito de tronco(para consumo inmaduro o summer squash.

El puré (del francés purée que significa purificado o refinado) es una técnica culinaria que consiste en machacar o triturar un alimento cocido, de tal forma que muestre una textura homogénea de pasta. Los alimentos elaborados en forma de puré suelen ser hortalizas o legumbres. Según su consistencia sea más o menos espesa, los purés se consumen como sopa o como guarnición de carnes o pescados.

También se hacen purés de fruta, aunque en este caso la materia prima a veces se usa cruda. Industrialmente son conocidos como cremogenados y son una de las materias primas más utilizadas para la elaboración de zumos 100%, néctares, smoothies, mermeladas, compotas, cremas de frutas, yogures con fruta, helados entre otros.

Puré de Zapallo

En una olla a presión colocar 1 kilo de zapallo pelado y en trozos y 250 g de papas peladas; cubrir con agua fría y cocinar a fuego medio 10 minutos desde que comience a hervir. Luego, retirar del fuego y, una vez que la olla no tenga ningún ruido, abrir cuidadosamente bajo el chorro de agua fría. También se puede cocinar en una olla convencional a fuego medio, 30 minutos. Estilar el zapallo y las papas, pasar por un cedazo a una olla y mezclar. Añadir 100 g de mantequilla, 1 taza de leche y 1/2 taza de crema; revolver y sazonar con orégano, salvia picada y sal. Mezclar y servir de inmediato como acompañamiento. (para 6-8 personas).

El puré pueden acompañarlo con un asado de cochino !

Fuente

Published in: on agosto 11, 2011 at 16:44  Dejar un comentario  
Tags: ,
A %d blogueros les gusta esto: