Receta: Crema de zapallo al cardamomo

La crema suele ser descrita como una especie de sopa hecha con crema de leche y verduras cocidas.

La flor y el fruto del zapallo se consumen como verdura; el fruto se conserva, en condiciones adecuadas de luz, temperatura y humedad o CNPT (condiciones normales de presión y temperatura) hasta seis meses en buenas condiciones. Es rica en betacaroteno y glucosa. También contiene cantidades significativas de ácido hialurónico, ácido pteroil-L-glutámico, cianopramina, dihidrocodeína, fenilalanina, retinol y riboflavina (vitamina B2).

Se la puede consumir en conserva o en compota, mediante el agregado de pequeñas limaduras, cubos o un ladrillo (dependiendo de la cantidad de compota a realizar) de sodio o potasio para neutralizar los ácidos producidos por el proceso de la compostura, logrando así un sabor dulce suave, para nada ácido, sopas, jugos.

El fruto contiene numerosas semillas, las cuales presentan pulpa blanca comestible, con ellas se elaboran las tradicionales «pepitas» (o «semillas» como se las conoce en algunas zonas de México, «pipas» en España), secando las semillas al sol, y tostándolas en un comal, con sal, sin que se quemen, es muy común encontrarlas en puestos de la calle envueltas en bolsas de papel celofán. A estas semillas o pipas se las conoce como «pipas de calabaza» y se les otorgan propiedades curativas y preventivas en el ámbito de la medicina natural.

Forma parte de los rituales del Día de Muertos de varios países de América (Estados Unidos, Guatemala, México…).

Cardamomo se llama a tres géneros (Amomum, Aframomum, Elettaria) de hierbas perennes de la familia de las Zingiberaceae, que pueden alcanzar hasta 4 metros de altura y de la que sólo se utilizan sus semillas. Esta planta fue utilizada por primera vez hacia el año 700 en la India meridional. Se importó a Europa hacia el 1200. Es oriunda de las selvas tropicales de la India meridional, Sri Lanka, Malasia y Sumatra, y en la actualidad se cultiva también en Nepal, Tailandia y América Central, siendo Guatemala el mayor productor mundial.

Se recolectan sobre todo en las plantaciones comerciales al sur de la India y en Sri Lanka, en octubre y diciembre. En Latinoamérica se conoce por lo general con el nombre de granado del paraíso.

Esta hierba se puede emplear para tratar la dispepsia o indigestión flatulenta y aliviar los dolores retortijantes y los cólicos. Además, se agrega a los purgantes como condimento carminativo, ayuda a combatir la halitosis (mal aliento), y puede contrarrestar la diarrea.

Para ingerirse debe prepararse una infusión. Se vierte una taza de agua hirviendo sobre 1 cucharadita de semillas recién machacadas y se deja reposar durante quince minutos. La dosis es de una taza tres veces al día, y para tratar la flatulencia o la inapetencia, es necesario beberla media hora antes de las comidas. Asimismo, puede tomarse en forma de vino caliente como reconstituyente y utilizarse en polvo, tintura o varias preparaciones farmacológicas como aceites y extractos líquidos.

Adicionalmente, el cardamomo es muy utilizado culinariamente, sobre todo en la gastronomía India y en la asiática en la elaboración de currys, arroces, postres, pasteles, panes, bollos, galletas y como aroma para bebidas tales como el té. En los países escandinavos se emplea en bollos y galletas junto con clavo, jengibre, y canela.

En algunos países de Oriente Medio, el café y el cardamomo se muelen y tuestan juntos en un mihbaz. En algunas culturas, el moler está ritualizado y acompañado de cantos y bailes. También se usa para el mal aliento después de cada comida. Otra práctica común en Egipto y otros países del entorno consiste en añadir al café semillas de cardamomo enteras antes de hervirlo. Posteriormente se agrega un poco de agua fría para que decante el café molido y se extraen las semillas de cardamomo. Le confiere al café propiedades cordiales (tónico cardíaco) y carminativas (antiflatulento). En América Central, especificamente en Guatemala, se utiliza para elaborar una goma de mascar con sabor a cardamomo.

La Receta…

Ingredientes (para 6 personas)
1 kg de zapallo camote
1 cebolla mediana, 2 dientes de ajo
1 puerro mediano, 1,5 l de caldo de verduras
1/2 cucharadita de jengibre rallado
1 taza de crema, 2 cucharadas de mantequilla
3 cucharadas de aceite
2 cucharadas de azúcar, 1 atado de ciboulette
Cardamomo entero o molido, sal, pimienta

Preparación.
Pelar y picar el zapallo en trozos gruesos. También picar la cebolla en pluma fina, el puerro en trozos pequeños y el ajo, muy fino. Poner todo en una budinera y mezclar con el azúcar, el aceite, el jengibre y el cardamomo. Condimentar con sal y pimienta. Verter 1 taza de caldo de verduras o de agua y cubrir con papel aluminio. Llevar a horno medio (150 °C) hasta que el zapallo esté tierno. Una vez listo poner todo en una olla y cubrir con el caldo. Dar un hervor y licuar el contenido hasta lograr una consistencia cremosa; si está muy espesa añadir más caldo. Filtrar en un colador y adicionar la crema y la mantequilla. Rectificar la sazón y servir con ciboulette picado fino.

Fuente

Anuncios
Published in: on agosto 18, 2012 at 11:59  Dejar un comentario  
Tags: , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://debuenamesa.wordpress.com/2012/08/18/receta-crema-de-zapallo-al-cardamomo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: